Acerca de mí

 

¡Hola! Mi nombre es María del Mar.  He creado este espacio para compartir mi travesía hacia una vida más ecológica y sostenible.

Desde el año 2015 estoy tratando de reducir la basura que produzco  y de evitar el plástico, inspirada por el movimiento “Zero Waste” (residuo cero).

Quisiera ayudar a quienes deseen tomar este camino, ofreciendo información y consejos, pero también proporcionando alternativas ecológicas a muchos de los productos cotidianos que utilizamos y/o desechamos.

Nací en República Dominicana. Soy  abogada, y desde el año 2012 resido en París, donde vine a realizar una maestría en ciencias políticas. París es mi ciudad de adopción y fuente infinita de inspiración para un estilo de vida más verde.

¿Cómo llegué hasta aquí? Esta es la historia:

 

 

Era otoño de 2015 y como buena caribeña radicada en un país frío, empezó  realmente a pesarme tener que bajar la basura que producíamos mi esposo y yo cada semana. En alguna negociación que no recuerdo bien, habíamos establecido que él cocinaría (¡por el bien de todos!) y que yo bajaría la basura.

En una de esas ocasiones, la realidad me golpeó. Me acababa de dar cuenta que sólo dos personitas estaban produciendo semanalmente una bolsa de 50 libras de basura que iría directo al incinerador y otra bolsa enorme rebozada de empaques y botellas para reciclar.

Debo aclarar que hasta el momento,  me consideraba una estrella en ecología por estar reciclando y por haber participado en unas cuantas manifestaciones por el medio ambiente. Cuando digo “unas cuantas manifestaciones”, esto incluye desde haberme amarrado a un árbol en una de las principales avenidas de Santo Domingo, hasta haberme dedicado a tiempo completo durante 6 meses a protestar un proyecto minero, dejando  casi al abandono mis estudios de derecho y mi trabajo en una ONG. En consecuencia,  me sentía completamente una eco-guerillera  y como la más “green” de las personas que conocía.

De regreso al apartamento, luego de depositar la bolsa de basura y la de reciclaje en su lugar, abrí rápidamente mi computadora y empecé a buscar alternativas para reducir mis desechos. ¡Y ahí estaba! Encontré toda una comunidad de personas extraordinarias tratando de hacer lo mismo.

Lo primero que encontré fue un Ted Talk de Lauren Singer (Trash is for Tossers) quien explicaba lo que había hecho para producir solo un pequeño recipiente de basura, y luego descubrí el blog y libro de Bea Johnson “Zero Waste Home, lleno de alternativas y recetas para vivir  con “residuo cero”.

Fue una mezcla de sentimientos: por un lado, un alivio saber que existía toda una comunidad sensibilizada y  movilizada por estos temas, pero, por otro lado, sentí rabia conmigo misma por haberme dado cuenta tan tarde.

Desde entonces he tomado conciencia de la pertinencia de dedicarme a reducir nuestros  desechos. Hago las compras a granel (sin empaque), llevo siempre mis bolsas reutilizables en mi cartera, en casa tenemos un compost de apartamento para los desechos orgánicos y elaboro una parte de mis cosméticos. Todavía producimos basura, pero nada comparado con lo que producíamos antes.

 

El movimiento basura cero me hizo entender que podía ir mucho más allá de la reducción de desechos, y desde entonces evalúo cada uno de mis actos para minimizar el impacto negativo que pudiera tener en nuestro planeta.

Fue así como empecé a leer sobre energía y las diferentes opciones de distribuidores que teníamos disponibles en París. Hoy utilizamos una compañía 100% energías renovables (solar y eólica).

Me interesé por la huella ecológica de nuestra alimentación y empezamos a comprar alimentos orgánicos, locales  y de temporada. Pero también alquilamos un huerto de 50 metros cuadrados en las afueras de París,  para aprender a cultivar nuestras propias frutas y vegetales.

 

 

Leí sobre la llamada “moda rápida” y como esa práctica ha convertido a la industria de la moda, en una de las más contaminantes del planeta. Ocupa el segundo lugar, después del petróleo. Desde entonces, compro ropa de marcas sostenibles o de segunda mano.

Descubrí el minimalismo y mi acumulación innecesaria, lo que me llevó a donar y vender el  80 por ciento de ropas y accesorios que estaban dentro de mi closet. La misma suerte corrió un sinnúmero de cosas que habíamos acumulado en el apartamento.

En definitiva, la toma de conciencia sobre las implicaciones del consumismo  y el proceso para alcanzar cero desperdicio, ha sido un largo proceso, y hoy tengo el deseo de compartirlo. Así que aquí vamos, tratando de llevar un modo de vida más verde y compartiéndolo con quienes les pueda interesar.

Vrac.co es el reflejo de lo que he ido aprendiendo, pero también de que, compartiendo un modo de vida más sostenible, quiero aprender mucho más. Quiero entender el real impacto de estas acciones cotidianas. Quiero creer en que los cambios de patrones de consumo pueden hacer que toda una industria modifique su proceso y que un gobierno de una ciudad o país tome mejores decisiones. Creo profundamente en el poder de la gente cuando se unen por una misma causa.

 Sobre Vrac.co

 

 

Vrac significa “a granel” en francés.

Vrac.co está compuesto de un blog y de una tienda de productos seleccionados por su características ecológicas.

Cuando me lancé en el proyecto “basura cero”, dediqué un tiempo valioso a buscar productos que fueran de la mano con estos principios. Soñaba con un espacio donde pudiera encontrar todo rápidamente, sin tener que pasar horas en la a búsqueda de la composición de los productos, el país de fabricación y los comentarios de clientes para conocer más detalles sobre cada producto.

La curaduría de estos productos  ha sido hecha tomando en cuenta lo siguiente:

  • la composición: materiales duraderos o libres de plástico,
  • su objetivo: materiales que permitan reducir los desechos o llevar un estilo de vida sostenible,
  • su calidad: productos de alta calidad, hechos para permanecer,
  • su fin de vida: materiales concebidos con un “fin de vida” en el que puedan ser reciclados o compostados.

En cada ficha de producto, resaltamos estas cualidades.

Cada semana iremos agregando nuevos productos.

Si desean acompañarme en este proceso, les invito a inscribirse en el newsletter semanal con consejos para una vida más saludable y sostenible.

Recibe nuestro newsletter

Para más consejos e informaciones sobre cómo llevar una vida más sostenible, inscríbete a nuestro newsletter: